Romper la Percepción Normal

 

"Romper la Percepción Normal" , Oleo sobre tela
“Romper la Percepción Normal” , Oleo sobre tela

 

Cuando cumplí los veintitrés años de vida, sufrí una experiencia no lineal y muy abstracta, es decir, fue algo totalmente desconocido para mí. Esta experiencia y como lo recuerdo fue salir de mi cuerpo y viajar hacia un algo indescriptible: Rebotaba en percepciones figurativas y abstractas que se metamorfoseaban instantáneamente, veía energías  luminosas y oscuras. De repente, comencé a sentir que iba a explotar y no pude detener la explosión…. y ocurrió. Quedé partido en mil pedazos, totalmente desintegrado, era todo y era nada, quedé expandido. De pronto, ese estado me pareció terrorífico y pausadamente recobre mi conciencia cotidiana, volví a sentir mis manos, las piernas, mi cuerpo. Posteriormente entendería que había vivido el desplazamiento de la conciencia fuera de mi cuerpo y entrado en la realidad paralela. Había experimentado  una expansión de mi mismo, pero también había sufrido la  desintegración del ego.

Esta experiencia quedó guardada en mi corazón ya que nunca encontré algo similar en alguna conversación o reunión ni menos con la gente que me rodeaba en ese entonces. Hasta que un día por cosas del destino y por una invitación a la ciudad de Viña del Mar, en un departamento  de un conocido al revisar su estantería , encontré “Una Realidad Aparte”  del escritor y antropólogo Carlos Castaneda y fue ahí donde comencé explorar esa otra realidad.

Los pintores somos seres perceptores y también hombres de razón, esto nos lleva a transitar por dos avenidas  por lo que mi búsqueda se centro desde ese momento en “saber” todo lo referente al misterio de la muerte y al misterio de los sueños, tanto desde el conocimiento  científico como del conocimiento de los chamanes y asimismo en el saber de los artistas plástico que por cierto y a través de la historia, “todos” hemos sufrido alteraciones perceptuales  y  luchado con el establishment y el status quo. Cada modalidad de  época genera sus propios valores y referentes en todas las disciplinas de las Bellas Artes.

Mi pintura es el resultado de tres disciplinas y las he abordado con toda mi pasión, esfuerzo y lucha, muchas veces en completo silencio pues la pintura es un trabajo muy solitario y alquímico ya que se trabaja con la luz, sombra y colores y también con el plano básico, soportes y telas. Fue Vasili Kandinsky,  pintor de origen ruso y destacado pionero y teórico del arte abstracto,  un referente muy importante en mi búsqueda y con sus obras: Punto y línea sobre el Plano (Labor 1988) determinante en el cambio o mutación del plano básico y de lo Espiritual en el Arte (Labor 1995) una inspiración en mi fase inicial. De estas investigaciones preliminares surge la idea de cambiar y de romper la percepción normal modificando el plano básico.  Kandinsky me susurraba al oído, el plano básico es el material llamado a concebir el contenido de la obra, aunque no fue hasta muchos años después que encontré los  fundamentos filosóficos y estéticos para modificar la base de las leyes del arte y presentar a la sociedad una declaración de principios con mi trabajo El Introrrealismo.

Un día cualquiera revisando una librería, tome una revista de carácter científico y me encuentro para mi sorpresa con El Mosaico Romboidal del matemático Roger Penrose, y esta fue la señal definitiva para proceder a la mutación y cambiar el soporte de mis pinturas. Roger Penrose creó un nuevo mosaico romboidal conjugando dos figuras geométricas.

 

Mosaico romboidal de Roger Penrose

 

El mosaico de Penrose tiene dos estructuras romboides, una gruesa y otra fina.  El ángulo interno del primer rombo – que se corresponden con los del interior de un pentágono regular- son de 72° y 108°.  En el caso de la estructura fina las medidas son de 144° y 36°, como el ángulo formado por las diagonales de un pentágono. Siendo todos los lados de las baldosas de igual longitud, la relación entre las áreas de las dos estructuras es igual a (1 +  5)/2, que equivale aproximadamente a “1,618”.  Esta cifra resulta ser la razón o la división entre la longitud de una diagonal y la del lado de un pentágono regular.  No es casualidad que esta relación coincida con la proporción áurea o divina, medida que es considerada, tanto por los antiguos griegos como por los pintores y arquitectos renacentistas, como canon de armonía” (C. Von Baeyer, 1991) . Las dos estructuras tienen su correspondencia con las dos energías básicas de la cosmovisión andina del Kausay Pacha: las energías densas o pesadas y las energías sutiles o fluidas contenidas en el cosmos, también de acuerdo a la cosmología mapuche respecto de las energías renovadoras y las que se disipan.

 ¡El revolucionario y nuevo mosaico romboidal cobró vida! Y así como conocimiento científico derrumba lo conocido.  El  nuevo mosaico  me permitió pintar el advenimiento del silencio interior y así la llegada de  un nuevo modo de interpretar el mundo. El silencio interno y el Ensueño  rompen literalmente la percepción normal. Kandinsky estructura la dirección genética de la pintura cuando dice “el plano básico es el material llamado a concebir el contenido de la obra. El Espíritu es energía, la energía es el Espíritu, fluye y muta. El fluir  perenne del Espíritu, no cabe en el cuadrado, su rigidez y dogma es extemporáneo. El plano romboidal rompe con lo estacionario y básico. Se recobra el fluir real y el homínido se conecta al movimiento energético de las cosas y del universo. Es libre para percibir, deliberado y conscientemente. El plano de la energía es develado y puesto en obra. La pared de la socialización ha sido perforada por el conocimiento chamán. El portal del infinito ¡La grieta! ha sido abierta. Podemos escapar a la libertad.

El año 2004 llegué al ansiado silencio interno y las cosas encajaron. De este estado surgen todas  las obras del Introrrealismo, son veintisiete obras plásticas a la fecha y son las que les estoy presentado a todos los que se interesen en este descubrimiento.

El dialogo interno es lo que mantiene fijo el punto de encaje y esta fijación es la que nos hace percibir la realidad como objetos en-si-mimos. Sorprendentemente  desde la perspectiva científica,  el punto de encaje  es análogo a lo que hoy desde la óptica y la oftalmología el Dr. Juan Arentsen llama el egocentro o el centro del yo sensorial. El Dr. Arentsen aclara, el egocentro o centro del yo sensorial no está encerrado en nuestro cuerpo físico, sino que se desdobla y desplaza en el espacio-tiempo, consciente, subconsciente o inconscientemente.

Para los videntes de América el punto de encaje  se ubica en el cuerpo luminoso detrás del omóplato derecho a sesenta centímetros fuera del cuerpo.  Y aquí entramos  al conocimiento chamán, ellos entraron conscientemente a través  del control del punto de encaje al control de los sueños y transformaron los sueños comunes y corrientes en Ensueños: verdaderas avenidas a otros mundos o segunda atención. Asimismo el arte de acecho y el arte del intento fueron la obra magistral  de los nuevos  videntes para mover de manera natural el punto de encaje o egocentro.

Los chamanes reiteran que la llave de todo era el conocimiento directo de que la tierra es un ser consciente, y que como tal puede darles a los guerreros un tremendo levantón, es decir, un impulso proveniente de la tierra. Puesto que tanto la tierra como el hombre son seres conscientes, sus emanaciones coinciden y esa alineación la pueden usar para percibir o como un levantón que les permite entrar  en mundos inimaginables. Hoy de manera deliberada camino bajo mis responsabilidades sociales o camino  conectado a la tierra y el universo y nadie se da cuenta de ese cambio.

Debo agregar y comentar  un hecho trascendental respecto de los dogmas y que pone énfasis en fijar nuestra atención en la realidad ordinaria o primera atención.  Miguel Ángel y su empleador cometieron tal vez la más grande herejía en el reino humano: el antropomorfismo de Dios en la pintura La Creación. Es de tal envergadura y nocivo este paradigma, que hoy en día  un humano promedio jura que Dios es hombre. Icónicamente mi pintura incluye la imagen del Rewe, el Tótem sagrado del pueblo mapuche (Chile).  El Rewe es símbolo del infinito y de la transformación de la conciencia en reemplazo del Dios antropomorfizado.

 

2 comentarios sobre “Romper la Percepción Normal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s