Mutar de plano

 

De ser posible volver a la vida después de muerto ya habrían renacidos los dinosaurios  JaraBurgos.

"Mutar de plano" Oleo sobre tela
“Mutar de plano” Oleo sobre tela

 

El astrónomo y cosmólogo Carl Sagan dice que los seres humanos somos el medio para que el universo se conozca así mismo, pero ¿qué nos pasó y porqué esto no ha ocurrido? ¿Hacia dónde se dirige lo humano honestamente?.

Como pintor y buscador del conocimiento tengo una respuesta: ciertamente somos un medio para que el universo se conozca así mismo, pero antes de que ello ocurra el ser humano debe liberarse de las ataduras económicas, políticas y religiosas. Las cruentas guerras de mentes ideologizadas, los destructivos y malversados intereses económicos y las potestades e indulgentes teologías, perturban y fijan la interioridad de las personas, obstaculizando ver la energía universal: la energía radiante y estelar de la cual estamos compuestos.

Una muy breve síntesis de cómo llegamos a donde estamos. Definimos como Cultura Occidental al proceso histórico que apareció en Grecia alrededor del siglo VI a.C. y que explica el modo  de manejar  y manipular la realidad mediante la razón: lugar común, donde diferentes personas construyen su identidad a través de un banco de representaciones mentales y que definen el sentido de la verdad y de la realidad. Este periodo engloba el auge del Cristianismo y el declive del imperio romano y termina con la disolución de la cultura clásica. El efecto de interpretar la realidad exclusivamente a través de la razón,   lo conforma el dogma religioso que integra al hombre en el mundo a través de la fe, mediante la división del cuerpo y el alma. El pecado, fruto del alejamiento de la fe, representa el castigo de Dios por tener cuerpo. Un ente superior que juzga y obliga mediante el miedo al sometimiento del cuerpo y la represión del placer. Conclusivamente, quien determina qué es la verdad mediante la razón y la fe legitima su poder sobre todo los demás seres y cosas: el derecho a la propiedad, el derecho a la conquista, el derecho a la colonización, el derecho a la ocupación, el abuso, el derecho a la explotación de la naturaleza y al mismo ser humano (radicalismos, fundamentalismos, terrorismos, fanatismo, absolutismo,  etc.).

“La teología es una disciplina propia del Cristianismo, que en todas sus ramas (Teodicea, Apologética, etc.) emplea fundamentalmente la razón para abordar la “revelación”. Llevar la Teología fuera de los límites de la religión cristiana es francamente una aberración “Cristiano-céntrica”si me permite el  barbarismo” (Aukanaw, 2013).

“Don Juan el chamán, me recordó que en esos tiempos las autoridades eclesiásticas erradicaban brutal y sistemáticamente las prácticas religiosas autóctonas de los indios del nuevo mundo” (Castaneda, 1994).

“América” Abya Yala en lengua Kuna en Panamá y  en Colombia.​  El nombre Abya Yala además de hermoso significa: tierra en plena madurez o tierra de sangre vital. Hoy Abya Yala es  aceptado ampliamente por los actuales indígenas y mestizos como el nombre oficial del continente ancestral en oposición al nombre extranjero América. Para los chamanes Abya Yala, la brujería era el acto de corporizar ciertas premisas especializadas, tanto teóricas como prácticas, acerca de la naturaleza de la percepción y el papel que esta tiene en moldear el universo que lo rodea.

Entonces “Abya Yala” (América)  antes de la llegada de los conquistadores, vivía de un conocimiento chamánico en su aspecto espiritual, sin embargo esto fue relegado, apartado y casi destruido por el dogma teológico. Don Juan Matus comenta que fue precisamente este hecho lo que les permitió ahondar en la regla de los naguales y con el advenimiento del Acecho, la regla de los brujos quedó totalmente dilucidada. Ser silencioso y controlar la propia conducta era cuestión de vida o muerte y lo único que les quedó fue refugiarse en el nagual, el otro lado, otro aspecto de la realidad que la razón no la puede alcanzar pues solo se puede experimentar y atestiguar. Para los chamanes de Abya Yala el conocimiento del Ser es un conocimiento físico y muy pragmático, de hecho para detener el dialogo interno es una nueva postura de los ojos y en relación  a otras disciplinas el silencio interno se alcanza a través de lo que los chamanes llaman la forma correcta de andar, ejercicio físico  que comentaré más adelante.

Para don Juan el Nagual, hay dos maneras de encarar el hecho de estar vivo. Una es rindiéndose a él o peleando con ellas. La otra es moldeando lo particular de nuestra situación vital. Cuando los brujos hablan de moldear lo particular  de la situación vital de uno aclara don Juan, quieren decir moldear la conciencia de estar vivo. Eso hacen los ensoñadores. Al moldear esta conciencia, podemos obtener suficiente energía para llegar al cuerpo energético y sostenerlos. Con el cuerpo energético, sin lugar a dudas podemos moldear la dirección y consecuencias totales de nuestras vidas y mutar de plano a una realidad extraordinaria.

Llegar a la totalidad de uno mismo es el objetivo final en el conocimiento de los Renüs de Abya Yala, pero, ¿Como alcanzar este conocimiento si estamos hasta el copete de yo, yo, yo? ¿Qué del Otro?  Los videntes de América aclaran que empleamos la mayor parte de nuestra energía en sostener nuestra importancia, y que nuestro desgaste más pernicioso es la compulsiva presentación y defensa del yo; la preocupación de ser o no admirados, queridos o  aceptados. Don Juan  mantenía que si fuera posible perder algo de esa importancia, dos cosas extraordinaria ocurrirían. Una liberaríamos nuestra energía de tener que fomentar y sustentar la ilusoria idea de nuestra grandeza; y dos nos preveríamos de suficiente energía para entrar en la segunda atención y vislumbrar la verídica naturaleza del universo.

Entonces mutar de plano es literalmente desalojar el punto de encaje de las obsesiones humanas: las ansias de poder, sentirse importante, sacarse los vicios o como dice don Juan limpiar la isla del tonal; es en esencia perder la forma humana, ese aspecto retorcido de la energía que afecta solo a los humanos. La fijación del egocentro determina la interpretación que hacemos de la realidad, esa fue la ventaja definitiva que tuvieron los videntes de Abya Yala frente a la mente foránea. En paralelo se desarrolla la segunda atención, algo que ha estado dormido de repente despierta: el soñar, es la conexión con el cuerpo luminoso para lograr la sofisticada maniobra de ver energía como fluye en el universo. El soñar el quinto centro abstracto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s