Espejismo

“Nuestra gran falla colectiva es ignorar que estamos unido a todo lo demás”  Nagual Melchor Mapisque.

Los chamanes de América hace más de diez mil años atrás concibieron otra forma de relacionarse con tierra y el universo, asimismo tenían otra forma de entender la vida y la muerte, ese conocimiento está recién saliendo a la luz y presentándose a la sociedad actual a través de la nueva ciencia, el nuevo arte y el conocimiento de los Renüs de Abya Yala (antropología, astronomía, arqueología, física y física cuántica, etnografía, paleontología, paleoclima y bellas artes entre otras).

Es cierto que el avance científico y tecnológico ha sido determinante en avanzar hacia nuevos paradigmas y de alguna manera nos ha llevado a “vivir mejor”. A modo de ejemplo se han realizado  nuevas formulaciones en medicina: células madres y nanomedicina, prolongando la vida a través de la regeneración de las células (nanorobots “reparan” las enfermedades), el desarrollo energético, los hidrocarburos, centrales nucleares, “bombas atómicas” (cada vez con mayor poder destructivo), geotermia, robótica e inteligencia artificial, por nombrar algunas. Pero es importante destacar que estos revolucionares avances  no nos ha hecho mejores personas,  pareciera que al contrario, todo indica  una mayor segregación y una mayor polarización entre los mismos seres humanos, (además de sobrepoblación). La razón en su génesis es el mismo tiempo, moral, inmoral y amoral, por este motivo tantas dicotomías y tantos desacuerdos…y como lo ven los brujos y nuevos videntes,  esto se debe  a la fijación del punto de encaje o egocentro. ¿Sera este el motivo  por el cual un nuevo conocimiento está saliendo a la luz  como impulso del mismo universo?

Los seres humanos no son objetos; no tienen solidez. Son seres redondos, luminosos; no tienen límites. El mundo de los objetos y de la solidez no es más que una descripción que fue creada para ayudarlos, para facilitar su paso por la tierra” (Castaneda, 1999).

El Introrrealismo como  moderna expresión plástica, expone las esencias transformadoras y formativas que la humanidad requiere, es un puente de conexión entre la interpretación que hace la razón de la realidad y el conocimiento silencioso del que son poseedores los Renüs de América. Esta simbiosis reorientaría el rumbo de “La Nave” (Gaia) y permirìa al ser humano pasar a otro nivel de conciencia convirtiendo  la realidad en lo que realmente es: indescriptible, innominada, inefable, asombrosa…donde no existe ni el mal ni el demonio y donde solo existe la pura percepción, agrega el nagual Mariano Aureliano.

Sin duda existe un mundo real, pero debido a la deficiencia de nuestros sentidos solo percibimos una ínfima fracción de ondas situadas en una mínima parte del espectro electromagnético. La descripción siguiente es una mirada muy pragmática de los fenómenos ópticos del Dr. Juan Arentsen, quien durante treinta años investigó los fenómenos ópticos y como el mismo revela, -todo comenzó atendiendo como oftalmólogo el problema de los niños con problemas de estrabismo-. Su visión simple y directa es un aporte extraordinario para todos aquellos que se interesen sobre del prodigio de la visión y como la realidad cambia a cada instante.

La luz integral es transparente e invisible; el color blanco, en cambio, es luz visible reflejada por una superficie blanca o pantalla. La oscuridad es la falta de luz o fotones, el color negro es la falta de reflexión de la luz por un objeto hacia nuestros ojos. Un objeto es negro porque  absorbe todos los colores de la luz integral y no la refleja. Es gris cuando se mezcla con blanco. Las luces de colores tampoco son visibles, son sombras a medias. Lo que vemos son luces reflejadas en una pantalla. Una linterna roja da luz roja, pero solo se ve roja en una pantalla blanca, pues si es verde, se ve negra y así con cualquier color complementario. Un objeto es negro, gris o blanco según la cantidad de pigmentos que contenga o la cantidad de luz que reciba. Un árbol mirado de frente puede tener muchas hojas oscuras si están a la sombra; son verdes si la iluminación es pareja, y blanco brillante si reciben mucha luz  y parte de ella se refleja en nuestros ojos, si pasa una nube, todo se oscurece y cambia una y mil veces: ningún instante es igual a otro. Nada es real o estable, todo es una ilusión que depende de la cantidad de luz o sombra que llega a nuestros ojos”.


EJM1

Espectro electromagnético gráfico

Un espejismo es una Ilusión óptica debido a la reflexión total de la luz al atravesar capas de aire caliente de diferente densidad, lo cual provoca la percepción de la imagen invertida de objetos lejanos, como si se reflejasen en el agua. Los espejismos producen imágenes virtuales invertidas: cuando se está parado frente a un espejo, se es un objeto real y la imagen en el espejo es virtual, esta imagen virtual no puede ser tocada Asimismo, en ocasiones, una montaña, un edificio, un auto, un árbol, etcétera, parecieran flotar en la atmosfera; conocidas son las imágenes de ciudades virtuales sobre el mar, imágenes de agua sobre caminos temperados y desiertos que parecen contener agua.

Desde la perspectiva chamánica podemos hablar de espejismo interior producido por nuestra propia imaginación y mente, verdaderos hologramas multicolores se reflejan en nuestro mundo interno producto de nuestras ansiedades, inseguridades, deseos, condicionamientos, frustraciones, miedos, esperanzas y expectativas. No obstante el dogma de la fe, el dogma político y económico, resultan ser el espejismo más pernicioso, controlador y abusivo en nuestra glorificada especie. Este tridente en su génesis es un espejismo mental en relación al pragmatismo de ver directamente la energía y como fluye en el universo en el conocimiento chamán. De aquí la importancia de parar el mundo a través del silencio interno para lograr una nueva dimensión y una mayor profundidad en la forma de definir la “realidad”. Los chamanes son muy claro al decir que no honran acuerdo del que no participaron (creencias y dogmas). Bajo el silencio interno los dogmas son un verdadera ilusión, pero de atrocidades muy concretas.

En general para los videntes de América original todo es real por un lado e irreal por otro, por ejemplo pensamos que vivimos en un mundo de objetos y no lo es. En realidad lo que nos rodea son las emanaciones del águila, fluidas, siempre en movimientos, y sin embargo eterna e inalterables. Pero, ¿Como separar lo real de lo irreal? El líder nagual lo aclara de manera ejemplar: Lo que nos rodea (las emanaciones del águila) afecta nuestros sentidos. Esta es la parte que es real. La parte irreal es lo que nuestros sentidos perciben como lo que nos rodea, (por ejemplo la destrucción salvaje de la naturaleza, bajo el mentado “crecimiento económico”). Nuestros sentidos perciben como lo hacen porque una característica específica de nuestra conciencia de ser los obliga a hacerlo así. Desde que somos niños la repetición de que eso es una silla y eso es un árbol, y así con todo, formamos un acuerdo, un consenso, y comenzamos a taxonomisar y clasificar la realidad. El pensamiento le pone nombres a las cosas y con el habla y el dialogo interno le damos continuidad, después nos repetimos a nosotros mismos que así es la realidad y comenzamos a dar por hecho que lo que lo que nos rodea es  un mundo de objetos, pero el sitio preciso donde se fija queda determinado por los hábitos y los actos repetitivos. La posición del punto de encaje dicta como nos comportamos y como nos sentimos; hasta que las fuerzas inexplicables nos abordan y por una fracción de segundo nos damos cuenta que todo el mundo de los objetos era irreal. Nunca tuvimos conciencia de nuestro cuerpo luminoso: el cuerpo perceptor que ve la energía directamente. Para la antropóloga Taisha Abelar, primero y antes que nada vivimos en un mundo de energía, solo secundariamente en un mundo de objetos.

 

 

La dicotomía de la mente, la limitada frecuencia y longitud de ondas que perciben nuestros ojos, el “ojo ciclope” (los ojos están tan bien sincronizados que pareciera que vemos por un solo ojo), el hablar consigo mismo, el delirio del yo y la importancia personal producen el Espejismo Interior: una ilusión existencial.

El sentimiento frente a mi pintura Espejismo, es dilucidar el error perceptual humano gracias al impulso, conocimiento y práctica de los brujos de América. Al llegar al silencio interno aprendemos a Ver y una nueva perspectiva y visión surge en nuestro interior para definir un nuevo camino y un nuevo consenso. La obra plástica  Espejismo, lleva el sello y la voz del Ver de la cosmovisión chamán. Singularmente que esas nulidades humanas sean conscientes de las emanaciones del águila, solo nos deja entrever la humidad del viajero guerrero, que aunque se enfrente a un millon de estrellas, nunca pretendió ser más grande que la llama de una vela… en las profundas y sabias palabras de don Juan Matus, el chamán yaqui de Mexico: inspirador del Introrrealismo.

 

"Espejismo" Oleo sobre tela
“Espejismo” Oleo sobre tela

Mutar de plano

 

De ser posible volver a la vida después de muerto ya habrían renacidos los dinosaurios  JaraBurgos.

"Mutar de plano" Oleo sobre tela
“Mutar de plano” Oleo sobre tela

 

El astrónomo y cosmólogo Carl Sagan dice que los seres humanos somos el medio para que el universo se conozca así mismo, pero ¿qué nos pasó y porqué esto no ha ocurrido? ¿Hacia dónde se dirige lo humano honestamente?.

Como pintor y buscador del conocimiento tengo una respuesta: ciertamente somos un medio para que el universo se conozca así mismo, pero antes de que ello ocurra el ser humano debe liberarse de las ataduras económicas, políticas y religiosas. Las cruentas guerras de mentes ideologizadas, los destructivos y malversados intereses económicos y las potestades e indulgentes teologías, perturban y fijan la interioridad de las personas, obstaculizando ver la energía universal: la energía radiante y estelar de la cual estamos compuestos.

Una muy breve síntesis de cómo llegamos a donde estamos. Definimos como Cultura Occidental al proceso histórico que apareció en Grecia alrededor del siglo VI a.C. y que explica el modo  de manejar  y manipular la realidad mediante la razón: lugar común, donde diferentes personas construyen su identidad a través de un banco de representaciones mentales y que definen el sentido de la verdad y de la realidad. Este periodo engloba el auge del Cristianismo y el declive del imperio romano y termina con la disolución de la cultura clásica. El efecto de interpretar la realidad exclusivamente a través de la razón,   lo conforma el dogma religioso que integra al hombre en el mundo a través de la fe, mediante la división del cuerpo y el alma. El pecado, fruto del alejamiento de la fe, representa el castigo de Dios por tener cuerpo. Un ente superior que juzga y obliga mediante el miedo al sometimiento del cuerpo y la represión del placer. Conclusivamente, quien determina qué es la verdad mediante la razón y la fe legitima su poder sobre todo los demás seres y cosas: el derecho a la propiedad, el derecho a la conquista, el derecho a la colonización, el derecho a la ocupación, el abuso, el derecho a la explotación de la naturaleza y al mismo ser humano (radicalismos, fundamentalismos, terrorismos, fanatismo, absolutismo,  etc.).

“La teología es una disciplina propia del Cristianismo, que en todas sus ramas (Teodicea, Apologética, etc.) emplea fundamentalmente la razón para abordar la “revelación”. Llevar la Teología fuera de los límites de la religión cristiana es francamente una aberración “Cristiano-céntrica”si me permite el  barbarismo” (Aukanaw, 2013).

“Don Juan el chamán, me recordó que en esos tiempos las autoridades eclesiásticas erradicaban brutal y sistemáticamente las prácticas religiosas autóctonas de los indios del nuevo mundo” (Castaneda, 1994).

“América” Abya Yala en lengua Kuna en Panamá y  en Colombia.​  El nombre Abya Yala además de hermoso significa: tierra en plena madurez o tierra de sangre vital. Hoy Abya Yala es  aceptado ampliamente por los actuales indígenas y mestizos como el nombre oficial del continente ancestral en oposición al nombre extranjero América. Para los chamanes Abya Yala, la brujería era el acto de corporizar ciertas premisas especializadas, tanto teóricas como prácticas, acerca de la naturaleza de la percepción y el papel que esta tiene en moldear el universo que lo rodea.

Entonces “Abya Yala” (América)  antes de la llegada de los conquistadores, vivía de un conocimiento chamánico en su aspecto espiritual, sin embargo esto fue relegado, apartado y casi destruido por el dogma teológico. Don Juan Matus comenta que fue precisamente este hecho lo que les permitió ahondar en la regla de los naguales y con el advenimiento del Acecho, la regla de los brujos quedó totalmente dilucidada. Ser silencioso y controlar la propia conducta era cuestión de vida o muerte y lo único que les quedó fue refugiarse en el nagual, el otro lado, otro aspecto de la realidad que la razón no la puede alcanzar pues solo se puede experimentar y atestiguar. Para los chamanes de Abya Yala el conocimiento del Ser es un conocimiento físico y muy pragmático, de hecho para detener el dialogo interno es una nueva postura de los ojos y en relación  a otras disciplinas el silencio interno se alcanza a través de lo que los chamanes llaman la forma correcta de andar, ejercicio físico  que comentaré más adelante.

Para don Juan el Nagual, hay dos maneras de encarar el hecho de estar vivo. Una es rindiéndose a él o peleando con ellas. La otra es moldeando lo particular de nuestra situación vital. Cuando los brujos hablan de moldear lo particular  de la situación vital de uno aclara don Juan, quieren decir moldear la conciencia de estar vivo. Eso hacen los ensoñadores. Al moldear esta conciencia, podemos obtener suficiente energía para llegar al cuerpo energético y sostenerlos. Con el cuerpo energético, sin lugar a dudas podemos moldear la dirección y consecuencias totales de nuestras vidas y mutar de plano a una realidad extraordinaria.

Llegar a la totalidad de uno mismo es el objetivo final en el conocimiento de los Renüs de Abya Yala, pero, ¿Como alcanzar este conocimiento si estamos hasta el copete de yo, yo, yo? ¿Qué del Otro?  Los videntes de América aclaran que empleamos la mayor parte de nuestra energía en sostener nuestra importancia, y que nuestro desgaste más pernicioso es la compulsiva presentación y defensa del yo; la preocupación de ser o no admirados, queridos o  aceptados. Don Juan  mantenía que si fuera posible perder algo de esa importancia, dos cosas extraordinaria ocurrirían. Una liberaríamos nuestra energía de tener que fomentar y sustentar la ilusoria idea de nuestra grandeza; y dos nos preveríamos de suficiente energía para entrar en la segunda atención y vislumbrar la verídica naturaleza del universo.

Entonces mutar de plano es literalmente desalojar el punto de encaje de las obsesiones humanas: las ansias de poder, sentirse importante, sacarse los vicios o como dice don Juan limpiar la isla del tonal; es en esencia perder la forma humana, ese aspecto retorcido de la energía que afecta solo a los humanos. La fijación del egocentro determina la interpretación que hacemos de la realidad, esa fue la ventaja definitiva que tuvieron los videntes de Abya Yala frente a la mente foránea. En paralelo se desarrolla la segunda atención, algo que ha estado dormido de repente despierta: el soñar, es la conexión con el cuerpo luminoso para lograr la sofisticada maniobra de ver energía como fluye en el universo. El soñar el quinto centro abstracto.

 

Romper la Percepción Normal

 

"Romper la Percepción Normal" , Oleo sobre tela
“Romper la Percepción Normal” , Oleo sobre tela

 

Cuando cumplí los veintitrés años de vida, sufrí una experiencia no lineal y muy abstracta, es decir, fue algo totalmente desconocido para mí. Esta experiencia y como lo recuerdo fue salir de mi cuerpo y viajar hacia un algo indescriptible: Rebotaba en percepciones figurativas y abstractas que se metamorfoseaban instantáneamente, veía energías  luminosas y oscuras. De repente, comencé a sentir que iba a explotar y no pude detener la explosión…. y ocurrió. Quedé partido en mil pedazos, totalmente desintegrado, era todo y era nada, quedé expandido. De pronto, ese estado me pareció terrorífico y pausadamente recobre mi conciencia cotidiana, volví a sentir mis manos, las piernas, mi cuerpo. Posteriormente entendería que había vivido el desplazamiento de la conciencia fuera de mi cuerpo y entrado en la realidad paralela. Había experimentado  una expansión de mi mismo, pero también había sufrido la  desintegración del ego.

Esta experiencia quedó guardada en mi corazón ya que nunca encontré algo similar en alguna conversación o reunión ni menos con la gente que me rodeaba en ese entonces. Hasta que un día por cosas del destino y por una invitación a la ciudad de Viña del Mar, en un departamento  de un conocido al revisar su estantería , encontré “Una Realidad Aparte”  del escritor y antropólogo Carlos Castaneda y fue ahí donde comencé explorar esa otra realidad.

Los pintores somos seres perceptores y también hombres de razón, esto nos lleva a transitar por dos avenidas  por lo que mi búsqueda se centro desde ese momento en “saber” todo lo referente al misterio de la muerte y al misterio de los sueños, tanto desde el conocimiento  científico como del conocimiento de los chamanes y asimismo en el saber de los artistas plástico que por cierto y a través de la historia, “todos” hemos sufrido alteraciones perceptuales  y  luchado con el establishment y el status quo. Cada modalidad de  época genera sus propios valores y referentes en todas las disciplinas de las Bellas Artes.

Mi pintura es el resultado de tres disciplinas y las he abordado con toda mi pasión, esfuerzo y lucha, muchas veces en completo silencio pues la pintura es un trabajo muy solitario y alquímico ya que se trabaja con la luz, sombra y colores y también con el plano básico, soportes y telas. Fue Vasili Kandinsky,  pintor de origen ruso y destacado pionero y teórico del arte abstracto,  un referente muy importante en mi búsqueda y con sus obras: Punto y línea sobre el Plano (Labor 1988) determinante en el cambio o mutación del plano básico y de lo Espiritual en el Arte (Labor 1995) una inspiración en mi fase inicial. De estas investigaciones preliminares surge la idea de cambiar y de romper la percepción normal modificando el plano básico.  Kandinsky me susurraba al oído, el plano básico es el material llamado a concebir el contenido de la obra, aunque no fue hasta muchos años después que encontré los  fundamentos filosóficos y estéticos para modificar la base de las leyes del arte y presentar a la sociedad una declaración de principios con mi trabajo El Introrrealismo.

Un día cualquiera revisando una librería, tome una revista de carácter científico y me encuentro para mi sorpresa con El Mosaico Romboidal del matemático Roger Penrose, y esta fue la señal definitiva para proceder a la mutación y cambiar el soporte de mis pinturas. Roger Penrose creó un nuevo mosaico romboidal conjugando dos figuras geométricas.

 

Mosaico romboidal de Roger Penrose

 

El mosaico de Penrose tiene dos estructuras romboides, una gruesa y otra fina.  El ángulo interno del primer rombo – que se corresponden con los del interior de un pentágono regular- son de 72° y 108°.  En el caso de la estructura fina las medidas son de 144° y 36°, como el ángulo formado por las diagonales de un pentágono. Siendo todos los lados de las baldosas de igual longitud, la relación entre las áreas de las dos estructuras es igual a (1 +  5)/2, que equivale aproximadamente a “1,618”.  Esta cifra resulta ser la razón o la división entre la longitud de una diagonal y la del lado de un pentágono regular.  No es casualidad que esta relación coincida con la proporción áurea o divina, medida que es considerada, tanto por los antiguos griegos como por los pintores y arquitectos renacentistas, como canon de armonía” (C. Von Baeyer, 1991) . Las dos estructuras tienen su correspondencia con las dos energías básicas de la cosmovisión andina del Kausay Pacha: las energías densas o pesadas y las energías sutiles o fluidas contenidas en el cosmos, también de acuerdo a la cosmología mapuche respecto de las energías renovadoras y las que se disipan.

 ¡El revolucionario y nuevo mosaico romboidal cobró vida! Y así como conocimiento científico derrumba lo conocido.  El  nuevo mosaico  me permitió pintar el advenimiento del silencio interior y así la llegada de  un nuevo modo de interpretar el mundo. El silencio interno y el Ensueño  rompen literalmente la percepción normal. Kandinsky estructura la dirección genética de la pintura cuando dice “el plano básico es el material llamado a concebir el contenido de la obra. El Espíritu es energía, la energía es el Espíritu, fluye y muta. El fluir  perenne del Espíritu, no cabe en el cuadrado, su rigidez y dogma es extemporáneo. El plano romboidal rompe con lo estacionario y básico. Se recobra el fluir real y el homínido se conecta al movimiento energético de las cosas y del universo. Es libre para percibir, deliberado y conscientemente. El plano de la energía es develado y puesto en obra. La pared de la socialización ha sido perforada por el conocimiento chamán. El portal del infinito ¡La grieta! ha sido abierta. Podemos escapar a la libertad.

El año 2004 llegué al ansiado silencio interno y las cosas encajaron. De este estado surgen todas  las obras del Introrrealismo, son veintisiete obras plásticas a la fecha y son las que les estoy presentado a todos los que se interesen en este descubrimiento.

El dialogo interno es lo que mantiene fijo el punto de encaje y esta fijación es la que nos hace percibir la realidad como objetos en-si-mimos. Sorprendentemente  desde la perspectiva científica,  el punto de encaje  es análogo a lo que hoy desde la óptica y la oftalmología el Dr. Juan Arentsen llama el egocentro o el centro del yo sensorial. El Dr. Arentsen aclara, el egocentro o centro del yo sensorial no está encerrado en nuestro cuerpo físico, sino que se desdobla y desplaza en el espacio-tiempo, consciente, subconsciente o inconscientemente.

Para los videntes de América el punto de encaje  se ubica en el cuerpo luminoso detrás del omóplato derecho a sesenta centímetros fuera del cuerpo.  Y aquí entramos  al conocimiento chamán, ellos entraron conscientemente a través  del control del punto de encaje al control de los sueños y transformaron los sueños comunes y corrientes en Ensueños: verdaderas avenidas a otros mundos o segunda atención. Asimismo el arte de acecho y el arte del intento fueron la obra magistral  de los nuevos  videntes para mover de manera natural el punto de encaje o egocentro.

Los chamanes reiteran que la llave de todo era el conocimiento directo de que la tierra es un ser consciente, y que como tal puede darles a los guerreros un tremendo levantón, es decir, un impulso proveniente de la tierra. Puesto que tanto la tierra como el hombre son seres conscientes, sus emanaciones coinciden y esa alineación la pueden usar para percibir o como un levantón que les permite entrar  en mundos inimaginables. Hoy de manera deliberada camino bajo mis responsabilidades sociales o camino  conectado a la tierra y el universo y nadie se da cuenta de ese cambio.

Debo agregar y comentar  un hecho trascendental respecto de los dogmas y que pone énfasis en fijar nuestra atención en la realidad ordinaria o primera atención.  Miguel Ángel y su empleador cometieron tal vez la más grande herejía en el reino humano: el antropomorfismo de Dios en la pintura La Creación. Es de tal envergadura y nocivo este paradigma, que hoy en día  un humano promedio jura que Dios es hombre. Icónicamente mi pintura incluye la imagen del Rewe, el Tótem sagrado del pueblo mapuche (Chile).  El Rewe es símbolo del infinito y de la transformación de la conciencia en reemplazo del Dios antropomorfizado.

 

Reflexión para un nuevo consenso II

 

Carl Sagan “Pale Blue Dot” y su visión cosmológica (1994):

 

La Tierra cósmica: El Origen
La Tierra cósmica: El Origen

“Mira de nuevo ese punto. Eso es ‘aquí’. Eso es casa. Eso es ‘nosotros’. Sobre él, todo aquel que amas, todo aquel que conoces, todo aquel del que has oído hablar, cada ser humano que ha existido, y que vivió su vida. La suma de nuestra alegría y sufrimiento, los miles de religiones, ideologías y doctrinas económicas seguras de sí mismo, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de la civilización, cada rey y campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, cada niño esperanzado, inventor y explorador, cada maestro de moral, cada político corrupto, cada ‘superestrella’, cada ‘líder supremo’, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí, en una mota de polvo suspendida en un rayo de luz del sol. La Tierra es un escenario muy pequeño en una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre derramada por todos esos generales y emperadores, para que, en gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades infligidas por los habitantes de una esquina de ese pixel sobre los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina; lo frecuente de sus incomprensiones, lo ávidos de matarse unos a otros, lo ferviente de su odio. Nuestras actitudes, nuestra imaginada arrogancia, la ilusión ficticia de que tenemos una posición privilegiada en el Universo, son desafiadas por este punto de luz pálida. Nuestro planeta es una mota solitaria de luz en la gran oscuridad cósmica que nos envuelve. En nuestra oscuridad, en toda esta inmensidad, no hay ni un indicio de que la ayuda llegará desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos. La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Colonizar, aún no. Nos guste o no, de momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos. Se ha dicho que la Astronomía es una experiencia de humildad y construcción del carácter. Quizá no hay mejor demostración de la necedad de los prejuicios humanos que esta imagen distante de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros de una forma más bondadosa, y de preservar ese punto azul claro, el único hogar que jamás hemos conocido”.

 

La vida de un chamán  no puede en modo alguno ser fría, solitaria y sin sentimiento, porque se basa en su afecto, su devoción y dedicación a su ser amado. Y podrián ustedes preguntar ¿Quién es ese ser amado? la Tierra, este mundo y para un guerrero no puede haber un amor más grande ya que solamente si uno ama a esta Tierra con pasión inflexible se puede librar de  la tristeza. Este hermoso ser que está vivo hasta sus últimos resquicios comprende cada sentimiento, el me dio cariño, curo  mis dolores y finalmente, cuando entendí todo mi cariño por él, me enseño lo que es la libertad. El ser humano puede estar muy solo sin un aprecio constante hacia el ser que le da asilo y esa soledad eventualmente lo llevaría a la desolación. (Declaración del líder nagual)

Para los Renüs de América nosotros somos hijos de la tierra y ha llegado el momento de volver a alinear nuestra conciencia con ella pues vivimos y existimos en su vientre (corteza e hidrosfera, las capas orgánicas de Gaia). La tierra desde su núcleo hasta la ionosfera, configuran al igual que en el ser humano, un cuerpo físico y un cuerpo energético. Otro eje trascendental que descubrí al estudiar la conciencia de ser del chamán, es lo que definen como El levantón de la Tierra: “La tierra es un gigantesco ser consciente sujeto a las mismas fuerzas que nosotros.(…) es la fuente última de lo que somos. (…) y la llave mágica que abre sus puertas está hecha de silencio interno y de cualquier cosa que brille”. (Castaneda, 1986.) El planeta tierra es nuestro verdadero origen, y…“conmover la fijeza del planeta es la única salida al dramático estado de esclavitud al que hemos sido reducido. El cauce de nuestra civilización no tiene salida, porque estamos aislados  en un punto remoto del Cosmos” (Torres, 2004).

 

"Devoción a la santa Tierra" Oleo sobre tela, 1990.
“Devoción a la santa Tierra” Oleo sobre tela, 1990.

Más allá de Pensar

“La diferencia básica entre un hombre común y un chamán es que un chamán toma todo como un desafió, mientras que un hombre común toma todo como bendición o maldición” don Juan Matus.

Más allá de pensar se encuentra el silencio interno, el vacío y el ensueño, también otros mundos  que se hacen perceptibles en el soñar. Para los videntes de la América original, el mundo es así porque nos han educado desde niños a interpretarlo de esa manera.

Gurdjieff definió este principio con el término “El órgano Kundabuffer”,  un chip que se incrustó al momento de nuestro nacimiento, con la primera respiración.

Todo lo que genera preocupación, emociones intensas, deseos, pesares, también todos los estado “yoicos” (delirio del yo), sentirte importante, superior o desvalido provienen del pensar. Esta forma de ser y estar,  consume nuestro don mágico y nuestra libertad.

Don Juan me aseguró que el silencio interno es una avenida que conduce a la verdadera suspensión del juicio, a un momento en que los datos sensoriales que emanan del universo dejan de ser interpretados por los sentidos; es el momento en que la cognición deja de ser la fuerza que, a través de uso y repetición, decide la naturaleza del mundo. (Castaneda, 1999).

Como lo aclara el líder nagual: “Todos nosotros, los seres luminosos, tenemos un doble”. “¡Todos!, un chamán aprende a darse cuenta de ello, eso es todo”, agrega el nagual Mariano Aureliano.

La pintura Más Allá de Pensar registra ese momento, el darse cuenta, el tomar conciencia de que la realidad es una interpretación incubada por las fuerzas alienantes del universo y ciertamente dichas fuerzas, que son interpretadas erróneamente por nuestra  especie, nos aprisiona con dogmas  religiosos y doctrinas políticas e ideológicas, para controlar y sumir al ser humano en sociedad. El hombre erró en el blanco y ahora no tiene como salir del atolladero.

"Más allá de pensar" oleo sobre tela
“Más allá de pensar” oleo sobre tela

La socialización de nuestra época no ha dado el ancho para el equilibrio del caos social. En la cosmovisión de “un hombre de conocimiento” (Antropochamán) esto resulta ser así porque sencillamente estamos incompletos, algo nos falta y, ese algo son desarrollar  otros centros abstractos además del pensar y el habla.

Más allá de Pensar como expresión plástica plantea el saber ancestral que indica que en cada uno de nosotros como seres humanos tenemos dos facetas, dos entidades distintas, dos contrapartes que entran en función en el instante de nuestro nacimiento: El Tonal y El Nagual, la dualidad cósmica original de América y lo que completa la totalidad humana.

Para el cambio de paradigma que invita el Introrrealismo, los chamanes aclaran en términos generales  que el tonal es nuestro ser social, el organizador del mundo y “todo” lo que conocemos, eso nos incluye a nosotros mismos. Como lo revela don Juan, el tonal empieza en el nacimiento y acaba con la muerte.

– ¿Qué es entonces el nagual?

Pregunta el último nagual, y el nagual líder responde:

– El nagual es la parte de nosotros mismos con el cual nunca tratamos y no existe descripción,  palabras , nombres, sensaciones o  conocimiento.

– ¿Es el nagual el Ser Supremo, el Omnipotente Dios…?.- pregunta el joven aprendiz y él líder nagual responde:

Dios es un objeto de nuestro tonal personal y del tonal de los tiempos. El tonal es, como ya te dije, todo lo que creemos que es parte del mundo, incluyendo a Dios, por supuesto. Dios no tiene otra importancia más que de ser parte del tonal de nuestro tiempo.

Entonces si entendemos esto, del pensar podemos entrar en el sentir y de ello, sentir la realidad. Este tercer centro abstracto se ubica en la punta del esternón y se relaciona indirectamente con la razón y el habla entonces se comienza a revelar nuestra doble naturaleza…los brujos ven que ese mismo universo dejó escondido en nuestro corazón el don de la libertad: la totalidad de uno mismo.

Más allá de Pensar es una paradoja visual que revela simultáneamente lo figurativo y lo abstracto en el arte, lo conocido y lo desconocido: el tonal y el nagual.

 

 

La mente foránea

Cada uno de nosotros, como seres humanos, tenemos dos mentes. Una es totalmente nuestra y es como una voz débil que siempre nos trae orden, propósito, sencillez. La otra mente es la instalación foránea. Nos trae conflicto, dudas, desesperanza, auto-afirmación”.  (Chamán don Juan Matus)

Para los Renüs de América el universo es predatorio sin más, pero también sufre de tristeza y los chamanes comparan esa tristeza a una fuerza tan grande como la fuerza de gravedad (junto al electromagnetismo, la fuerza nuclear fuerte y la fuerza nuclear débil configuran la intensidad de la danza cósmica; las cuatro direcciones o los cuatro vientos del conocimiento chamán).  Científicamente se ha comprobado y fotografiado los misteriosos agujeros negros, astronómicamente se  los define como una región en el espacio-tiempo donde la fuerza de gravedad es tan fuerte que nada  ni siquiera la luz, es capaz de escapar.  G. I. Gurdjieff, definió este principio con el término Trogoautoegocratico, es decir, el universo es un sistema que se come así mismo. En su perspectiva, el universo funcionaba como un sistema de “mantenimiento recíproco”, donde cada nivel de entidad se alimenta de las entidades inferiores. Los seres humanos, las entidades orgánicas más conscientes de la Tierra, eran alimento de los demiurgos por encima de ellos. Para los Renüs y videntes de América nativa, una fuerza broto de los confines del universo, ellos son los que establecieron nuestras esperanzas y expectativas y los sueños de éxito o fracaso, nos dieron la codicia, la avaricia y la cobardía. Es el predador el que nos hace complacientes, rutinarios y ególatras […] los depredadores nos dieron su mente que se convirtió en nuestra mente, aclara el líder nagual. Desde ese tiempo comenzó la descripción del mundo y una forma de interpretarlo: El inventario humano (la escritura, 3500 a. C, Sumeria.).

Por otro lado dentro del capullo de la socialización el Darwinismo social,  es aquella corriente que extrapola la teoría de la evolución de Charles Darwin al campo social. En el último tercio del siglo XIX, determinados grupos intentaron justificar el imperialismo mediante el argumento sobre que los individuos y colectividades con mayor capacidad serían los más aptos para sobrevivir, en tanto que aquellos que carecían de esas cualidades estarían condenados a la extinción o a la supeditación. El hombre Occidental, con su depurada técnica, organización y superior civilización estaría facultado para “civilizar” y utilizar en provecho propio a los pueblos inferiores. El darwinismo social desembocó directamente en el racismo y la xenofobia. Es evidente para citar un  ejemplo de nuestro tiempo, el caso particular de Lava Jato en Brasil y el financiamiento irregular de las campañas políticas en general, que  mediante la conocida “Ley de Lobby”, todos los congresos del mundo  negocian las ventajas políticas para financiar proyectos privados con fondos de las arcas fiscales. Más que una opinión política, es mostrar cómo funciona el capullo de la socialización, Claro que tenemos un lado oscuro – dijo – matamos por capricho ¿no es cierto?, quemamos gente en el nombre de Dios. Nos destruimos  a nosotros mismos, aniquilamos la vida en este planeta; destruimos la tierra. Y luego nos ponemos un hábito y el Señor nos habla directamente ¿y qué nos dice el Señor? Nos dice que si no nos portamos bien nos va a castigar. El Señor lleva siglo amenazándonos sin que las cosas cambien. Y no porque existe el mal, sino porque somos estúpidos. El hombre sí que tiene un lado oscuro que se llama estupidez. (Castaneda, 1988)

 

 

Nuestro cerebro interpreta las informaciones de nuestros órganos sensoriales construyendo un modelo del mundo exterior. (Hawking, 1010.)

Para el hombre actual, la concepción de la realidad está determinada básicamente por la percepción visual, tendemos a corroborar nuestros juicios e ideas sobre la realidad a partir de lo que vemos, dinámica que se sostiene, potencia y constituye a partir de la realidad social. (Wild, 2002)

cristalino

La Fijeza del Punto de Encaje o Egocentro

“Para conocer posición de un objeto, basta con trazar un rayo para cada punto. Hay una correspondencia de punto-objeto y punto-imagen con cualquier punto-objeto del exterior que no depende de las lentes sino del cruce espontáneo de los rayos. Es equivalente al corte óptico del ojo”.  (Arentsen, 1996).

 La energía procesada de este modo se esparce por toda nuestra luminosidad y termina apelotonándose en sus bordes, donde forma masas densas  que crean un reflejo del yo”. (Torres 2004)

El nagual líder describe  la forma humana en la cosmovisión del chamán de América:

Es un conglomerado de campos de energía que existe en el Universo y que está exclusivamente relacionado con los seres humanos. Los chamanes lo llaman la forma humana porque esos campos de energía han sido retorcidos y deformados por toda una vida de malos hábitos y maltratos.

Bajo esta cruda mirada el modelo sociocultural de nuestra época ha encadenado y condenado al hombre. La imagen de sí y el auto-reflejo lo ha dejado con una mirada superficial y falaz. Todos de una u otra manera, estamos involucrado ferozmente con un ideal político, un ideal religioso o un ideal económico para ser feliz. Este idealismo es el énfasis de nuestra era y nos damos vueltas en un círculo vicioso creyendo que evolucionamos. No obstante los videntes de América revelan que en cada uno de nosotros existe la posibilidad de lograr la libertad total al romper el capullo de la socialización con el conocimiento y practicas chamánicas. El cimiento de las prácticas del chamán, tiene dos fundamentos esenciales, el Acecho o control de la conducta y el Ensueño o el control de los sueños.

Activando el segundo anillo de poder

Para los Amautas de América original el ser humano consta de ocho centros abstractos para percibir el mundo y occidentalmente hablando solo usamos dos: la razón y el habla. No obstante con la cosmovisión de la totalidad humana los videntes se dieron cuenta que la conciencia de ser es depurada por las experiencias de vida y se convierte en algo más complejo, definido como atención y para esclarecer en esta fase diremos que  la primera atención es lo conocido, la segunda atención lo desconocido y la tercera atención es la suma de las dos atenciones llamada “Conciencia Cósmica”. A la primera atención los chamanes la describen como el primer anillo de poder, “anillo” por su fuerza apremiante y envolvente y de “poder “por la posibilidad cambiar y re-direccionar el rumbo de esa fuerza apremiante. El secreto de los seres luminosos es que tienen otro anillo de poder que nunca se usa, la voluntad. El truco del brujo es el mismo truco del hombre común, ambos sostienen una descripción: El hombre común la sostiene con su razón; el brujo la sostiene con su voluntad. Ambas descripciones tienen sus reglas y las reglas se perciben, pero la ventaja del brujo es que la voluntad abarca más que la razón. (Castaneda, 19749).

Aquí entra el silencio interno que nos permite “no hacer”. Digamos entonces que “hacer” es hablarnos a nosotros mismos y el “no hacer” es detener la habladuría interna. En términos muy generales “no hacer” es hacer lo que nunca hemos hecho. A través del silencio interno y el ensueño activamos el segundo anillo de poder. Ampliaremos este punto junto a la pintura “Silencio Interno”.

Los sabios esotéricos indígenas de América, ciertamente poseían otro modo de entender el universo, con otras medidas de cognición, otra sintaxis.

"La mente foránea" oleo sobre tela
“La mente foránea” oleo sobre tela

Reflexión para un nuevo consenso

Apreciado lector como una forma de contextualizar y aclarar este trabajo, debo indicar que estamos hablando de intersubjetividad, es decir, el planteamiento que se deduce del Introrrealismo es subjetivo y no absoluto por lo que este trabajo no pretende de ninguna manera crear un tipo de dogma.

Los chamanes son especialistas en enseñar a las personas ayudarse a sí mismas y entiendan que en el universo no existe otro camino, solo el propio andar y la evolución de conciencia de manera individual, personal y no colectiva.

Ciertamente los dogmas buscan hacerse de rebaños pues les interesan como acólitos para financiar sus propios apetitos y deseos, pero el chaman al perder la forma humana es capaz de despojarse de todo anhelo terrenal. Entonces los invito al viaje del auto descubrimiento, donde nuestras posibilidades internas nos permitan llegar a la libertad total.

En este contexto es importante aclarar que los conceptos cambian en la medida que el conocimiento aumenta. Esto es así por cuanto los chamanes viven en un universo dinámico, energético y mutante y saben también que la palabra y el lenguaje eventualmente mueren.

El líder nagual dice: “Un hombre va al conocimiento como va a la guerra: Bien despierto, con miedo, con respeto y con absoluta confianza. Ir de cualquier otra forma al conocimiento o a la guerra es un error, y quien lo cometa puede correr el riesgo de no sobrevivir para lamentarlo”. (Castaneda, 1974)

El nuevo paradigma existencial es el conocimiento del chamán de América pues la humanidad requiere un nuevo consenso para enfrentar el caos de la socialización. Una realidad no ordinaria que podría sentar las bases en el valor 0, es decir, llegar al equilibrio interno entre las dos fuerzas que confluyen en nuestras mentes. Jung le llama a esto, el desligamiento de la conciencia respecto del objeto y don Juan el chamán dice: “si ya no puedo pensar en lo que veo, todo se vuelve sin importancia” (esto radica en que vemos los objetos como objetos y no como energía). La antropóloga Florinda Donner agrega, “más que nunca requerimos saber de nuestro mundo interno y del vació…”.

Con todo mi afecto…

Jara Burgos